El sarcasmo en la era digital: ¿por qué es tan difícil entenderlo por escrito?

0
977
sarcasmo escrito

El sarcasmo está compuesto de varios elementos que son muy difíciles de transmitir por escrito, haciéndolo casi indetectable en la comunicación digital.

Mi mejor amiga se acercó y me dijo cuánto admiraba lo impecable que me veo siempre ahora que tengo una bebé en casa. Volteé abajo a ver mi ropa y noté que estaba toda manchada de papilla, ambas nos reímos mucho. Sí, sarcasmo, detectado en segundos.

Y es que resulta que además de mi ropa manchada y mi bebé tirando papilla por todos lados (contexto), hay muchas otras señales que hacen que el sarcasmo sea detectado con mayor facilidad.

Por ejemplo, la expresión facial de mi amiga mientras hablaba, con las cejas levantadas y los ojos bien abiertos (lenguaje corporal). El tono de su voz, la forma en que arrastraba ligeramente las frases y como enfatizó la palabra “impecable” también fueron un indicador (tono y entonación).

Al final, lo que quería comunicar (contenido del mensaje) no estaba en las palabras, sino en los muchos elementos de la comunicación no verbal.

Pero si lo que ella me dijo me lo hubiera enviado por mensaje de texto otra persona, probablemente habría tenido serias dificultades para saber si hablaba en serio o no. Porque resulta que le hemos quitado al mensaje un alto porcentaje de códigos determinantes para descifrarlo.

 

El sarcasmo y la comunicación digital

El sarcasmo luce su mejor cara en situaciones ambiguas, ese es el quid de los comentarios sarcásticos.

El problema está en que cuando eliminamos los componentes auditivos y visuales de la comunicación (lenguaje corporal, tono, entonación, etc.), acudiendo únicamente a la palabra escrita, quien escribe el mensaje sabe exactamente cuál se el significado, pero quien lo lee realmente tiene dificultades para decifrarlo, debido a esa ambigüedad que mencioné.

De hecho, una serie de estudios encontró que aún si una persona cree que su comentario es obviamente sarcástico, generará grandes confusiones en su destinatario.

En esta era digital la comunicación se ha transformado, las interacciones cara a cara han sido reemplazadas por mensajes de texto, correos electrónicos y comentarios foros, redes sociales, blogs, etc. Al no tener acceso a todos los códigos, los mensajes quedan sujetos a múltiples interpretaciones.

Un comentario como “Me parece que tu comentario es muy acertado”, podría significar tanto que se está de acuerdo con el comentario, como que se piensa que el comentario es completamente equivocado.

 

El sarcasmo y los emoticones

Es importante destacar que el sarcasmo es una forma de expresión que cumple funciones que no podrían lograrse al hablar directamente con mensajes literales, como provocar ciertas respuestas emocionales en las personas a las que van dirigidos.

Hasta ahora la mayoría de estudios que se han hecho sobre cómo comprendemos y percibimos el sarcasmo han sido enfocados en la comunicación cara a cara. Son pocos los estudios que se han enfocado en la comunicación digital, pero hay algunos.

Ejemplo de esto es un estudio publicado en The Quarterly Journal of Experimental Psychology, en el que se examinaba la función de los emoticones y los signos de puntuación en los mensajes digitales, en la comprensión e impacto emocional.

Se encontró que las personas percibían como menos negativo un mensaje sarcástico que una crítica directa utilizando lenguaje literal.

Muchos expertos coinciden en que la mejor forma de ayudar a los lectores para detectar el sarcasmo (y obtener la respuesta emocional que se busca al escribir sarcásticamente), es utilizando emoticones y apoyarse en los signos de puntuación.

No será lo mismo escribir: me encanta el suéter que mi abuela tejió para mí, que: me “encaaaaaanta” el suéter que mi abuela tejió para mí.

De hecho, existe algo llamado la Ley de Poe, que es un aforismo (una principio conciso y coherente, comprobado a través de la experiencia) que explica que sin un emoticón o cualquier otro signo indicativo, es difícil o imposible distinguir entre una postura extrema o la parodia de esa misma postura (sarcasmo).

En otras palabras, a falta de todos esos importantísimos elementos de la comunicación no verbal, los emoticones harán el trabajo, aunque ciertamente no será lo mismo.


 

También podría interesarte: ¿Por qué los memes se vuelven tan populares?