¿Por qué las personas se toman selfies? La psicología detrás de esta tendencia

0
786
Por que la gente se toma selfies

El fenómeno social-digital de las selfies tiene algunos componentes psicológicos que vale la pena analizar.

Cuando las primeras redes sociales empezaron a popularizarse, sólo podíamos hacer publicaciones de texto.

Pero a medida que la tecnología lo fue permitiendo, las fotos se introdujeron a las plataformas sociales a tal punto que se convirtieron en el tipo de contenido más usado por la población digital.

Y dentro de las fotos, las selfies empezaron a cobrar fuerza como un medio de expresión que muy pronto se posicionaría como uno de los más populares en redes sociales.

El auge de esta nueva tendencia llegó a tal punto, que en el 2013, el diccionario Oxford designó la palabra “Selfie” como la Palabra del Año.

¿Por qué las personas se toman selfies? Así como el tuit se considera una pieza de microblogging, la selfie puede considerarse como una forma de expresión autobiográfica en la era de la comunicación visual.

Varios autores y analistas digitales consideran a la selfie como una expresión de quienes somos, o quienes queremos ser.

Generalmente las selfies se toman en un momento de alta positividad, cuando sentimos que nos vemos bien.Pero considerando que una de las necesidades del ser humano es la pertenencia, la selfie también es un tipo de contenido que nos ayuda a expresar identificación, para expresar la necesidad de pertenencia.

 

El ángulo de la selfie también transmite un mensaje

David Ludden, Profesor de Psicología de la Universidad de Georgia Gwinnett, publicó un interesante artículo en el que plantea que el ángulo que usamos para tomar selfies, también tiene un significado psicológico.

Ludden explica que en la naturaleza, los animales asocian el tamaño relativo para entender el dominio y la sumisión.

Y así como los animales, los humanos también relacionamos el tamaño con el poder, y tendemos a adoptar una actitud dominante o sumisa, dependiendo el tamaño percibido de otra persona.

Lo interesante del comportamiento humano es que este tamaño que infunde temor y respeto no necesariamente es sólo físico, sino ocurre en base al nivel de conocimiento, la experiencia, la habilidad y la posición socioeconómica.

Pero en la era digital, el tamaño físico sigue siendo un elemento psicológico para reclamar ese reconocimiento.

De igual forma, Ludden sugiere que una posición que denota sumisión tiende a relacionarse con la intención de volverse atractivo para el sujeto dominante.

La psicóloga Anastasia Makhanova y sus colegas pusieron a prueba la hipótesis de que la gente tiende a manipular el ángulo de la cámara cuando se toma selfies, en una estrategia de percepción.

Los hallazgos de Makhanova confirmaron que:

  • Los hombres tienden a tomarse fotos con un ángulo bajo, cuando saben que su foto será vista por otros hombres (para infundir respeto).
  • Los hombres tienden a tomarse fotos de frente, cuando saben que su foto será vista por mujeres (para mostrar empatía).
  • Las mujeres tienden a tomarse fotos con un ángulo alto cuando saben que su foto será vista por hombres (para mostrar sumisión).
  • Las mujeres se tomarán fotos de frente, cuando saben que su foto será vista por otras mujeres (para mostrar empatía).

Estos ejemplos ilustran la hipótesis de Makhanova:

 

Ángulo alto, interpretado como sumisión

 

Ángulo bajo, la necesidad de proyectar dominio

Si analizas la selfie más viral de toda la historia hasta ahora, verás que está tomada desde un ángulo bajo, de tal forma que vemos a esa constelación de estrellas hacia arriba.

¿Tuvo que ver el ángulo de la cámara en el éxito del tuit? Es difícil afirmarlo, pero definitivamente este es uno de los factores que comunican aún si no nos damos cuenta.

El ángulo de la cámara cuando la gente se toma selfies también forma parte del lenguaje no verbal de nuestra comunicación digital.

 

El contexto de las selfies

Otro fenómeno curioso es que las selfies no sólo se toman a una distancia corta, donde nuestro rostro es el protagonista. Las selfies también se toman a una distancia tal que muestre el entorno.

Por ejemplo, cuando estamos en un lugar que nos hace ver bien, el café de moda, el centro comercial nuevo, la playa, etc.

En este sentido, las selfies también son un instrumento que expresa la necesidad de pertenecer. Se vuelve un medio para expresar nuestras aspiraciones.

 

Healthy Selfie?

Muchos artículos sobre las selfies le otorgan una connotación negativa a esta forma de expresión digital. Y claro, el abuso de este recurso puede llegar a extremos patológicos.

Sin embargo, Charisse L’Pree, profesora de la Syracuse University propone la idea de que las selfies pueden ser un ejercicio de introspección con resultados positivos. A esta idea le ha llamado la “Healthy Selfie” (la selfie saludable).

Sin importar el tipo de selfie que publiques, estas pueden ser una oportunidad para la validación social, lo que no es malo en sí mismo.

Según la psicóloga Pamela Rutledge, la idea de que deberíamos sentirnos culpables por querer la validación social es una locura.

Las selfies seguirán siendo populares en los siguientes años, las plataformas cambiarán, la tecnología será diferente, pero la necesidad de mostrarnos a nosotros mismos, seguirá vigente por muchos años más.