¿La tecnología nos hace perezosos?

0
645
La tecnología nos hace perezosos

Algunos piensan que las tecnología nos hace perezosos y disminuye nuestras capacidades mentales, físicas y sociales. Sin embargo, el problema no es la tecnología en sí, sino como la utilizamos.

Antes cuando necesitaba darle algún dinero a una persona debía ir a un banco, hacer cola para ser atendido y finalmente realizar el depósito. Lo mismo si alguien me daba un cheque.

Pero ahora con la nueva aplicación de teléfono que desarrolló el banco donde tengo mi cuenta puedo hacer todo tipo de trámites de manera fácil y rápida sin necesidad de salir de mi casa.

Es por cosas como esas que agradezco el avance que ha tenido la tecnología. Sin embargo, no siempre es algo bueno.

Cuando me dicen una dirección hacia dónde llegar utilizo Waze, pero si no tengo Internet o carga en mi teléfono puedo llegar incluso a perderme en mi propia ciudad.

Y es que de cierta forma la tecnología ha hecho que nos volvamos más perezosos.

Formas en las que la tecnología nos hace más perezosos

La tecnología nos hace perezosos

  1. No nos esforzamos tanto mentalmente

    Ya sea buscando una dirección en la calle, haciendo algún cálculo matemático o investigando sobre algún tema, tenemos alguna aplicación que haga el esfuerzo por nosotros. Lo cual hace que volvamos a nuestro cerebro cada vez más perezoso.

    Además, muchos niños prefieren pasar tiempo en dispositivos electrónicos en lugar de realizar actividades que estimulen sus habilidades mentales y motrices.

  2. No nos esforzamos tanto físicamente

    ¿De qué sirve pararnos a cambiar el canal de televisión si tenemos un control que nos permite hacerlo sin mayor esfuerzo? ¿O de qué sirve pasar largas horas cocinando una cena si se puede calentar comida pre-cocinada?

    En lugar de comer este tipo de comida deberíamos de buscar opciones más saludables. Y en lugar de pasar tanto tiempo viendo televisión deberíamos buscar formas de mantenernos activos físicamente.

  3. No nos esforzamos tanto en nuestras relaciones

    Aunque la tecnología ha logrado que nos mantengamos más conectados digitalmente a la distancia, ha hecho que nos desconectemos con las personas que vemos cara a cara.

    Ahora es muy común ver que en una reunión familiar las personas estén revisando sus teléfonos o que prefieran escribir un mensaje en lugar de realizar una llamada.

    También puede interesarte leer: ¿Está la comunicación digital reemplazando las interacciones cara a cara?

El problema no es la tecnología

la tecnología nos hace perezosos

El sitio Medium en su sección de Digital Society compartió un poco sobre este tema y estableció que el problema no es la tecnología en sí sino la forma en la que la utilizamos.

Afortunadamente, nos ha permitido hacer cosas que no podíamos hacer antes. Sin embargo, es nuestra responsabilidad usarla de forma ética y adecuada.

El objetivo de la tecnología es la comodidad, pero cuando la utilizamos de una manera que interrumpe a los demás o afecta nuestra salud, se anula su propósito.

La buena noticia es que también se han desarrollado opciones que buscan fomentar hábitos de vida saludables como los relojes inteligentes o las aplicaciones fit.

Lo importante es que la tecnología nos sirva a nosotros y no al revés. Debemos ser más conscientes de cómo la estamos utilizando y buscar formas de cuidar nuestra salud y nuestras relaciones.

¿Qué piensas sobre esto? ¿Crees que la tecnología nos hace perezosos y poco sociables?