El teléfono celular está arruinado tu relación ¿Cómo evitarlo?

0
482
El teléfono celular está arruinado tu relación

Ignorar a las personas que están físicamente a nuestro lado porque tenemos la mirada clavada el teléfono es una práctica frecuente en nuestros días. Sospechamos que el teléfono celular está arruinando tu relación. ¿Qué hacer para evitarlo?

El teléfono celular sirve para conectarnos y saber qué está pasando con las personas que están a distancia. Incluso, es posible revisar fotografías en las redes sociales, para hacer un repaso de los episodios especiales provocando nostalgia en nuestra vida.

Al mismo tiempo, dejamos de enfocar nuestra atención en el presente y aprovechar para disfrutar de la compañía de los seres humanos que tenemos cerca.

¿Qué pasó con las emociones, ver brillar los ojos de la otra persona, escuchar con atención y en silencio, o simplemente sentir compasión por lo que experimenta la otra persona qeu nos habla? Todo lo anterior parece haber pasado a un segundo plano. Ya es una realidad que celular está arruinando tu relación.

Incluso muchos ya lo consideramos parte de la rutina, ¿cuántas veces pensaste que te llegó un mensaje y al revisar el teléfono no tenías nada? ¿Has sentido desesperación porque te queda poco de batería? ¿Te ha pasado que dejaste el teléfono y por eso te regresas a tu casa?

Aunque las escenas parecen graciosas, vivir atento al teléfono es un fenómeno social que está perjudicando el bienestar de nuestros vínculos y sí, podría estar arruinando tu relación también.

 

Por qué el celular está arruinando tu relación

Con su estudio titulado “Mi vida se ha convertido en una gran distracción con mi teléfono celular” (“My life has become a major distraction from my cell phone” en inglés), Meredith David y James Roberts, proponen que revisar el teléfono celular puede llevar a disfrutar en menos medida una de las relaciones más importantes en la vida del ser humano.

Con el estudio en donde participaron 145 adultos, los investigadores identificaron que el uso del teléfono celular origina conflictos en una relación y hace que sea menor el sentimiento de satisfacción dentro del matrimonio.

Por su parte, una serie de estudios se enfocaron en cómo la presencia de un teléfono influye en la calidad de una conversación entre dos personas, demostrando que el solo hecho que el celular esté puesto en la mesa en donde hay una reunión es suficiente para perder una verdadera conexión entre los seres humanos.

La experiencia tiende a ser menos cercana y los sentimientos más superficiales, sin existir una auténtica relación durante el tiempo que comparten los individuos. Asimismo, demostró que la empatía y el entendimiento entre la pareja es mayor cuando se ocultan los teléfonos inteligentes.

 

¿Qué hace que revisemos el teléfono?

La adicción a las redes sociales, al teléfono celular y a Internet tiene correlaciones cerebrales similares a las formas fisiológicas como la adicción a la heroína y otras drogas. El impacto de esta adicción es particularmente preocupante para los niños, cuyas habilidades cerebrales y sociales todavía están en desarrollo.

Nicholas Kardaras, ex profesor clínico y autor de Glow Kids, llegó incluso a comparar la necesidad de estar frente a la pantalla del teléfono con la cocaína y consideró que el impulso de revisar las redes sociales es más fuerte que el impulso sexual.

 

¿Cómo existir totalmente para nuestra pareja?

La investigación de Barbara Fredrickson, descrita en su libro Love 2.0, sugiere que la intimidad ocurre en micro momentos: hablar durante el desayuno, después de llegar del trabajo, antes de acostarse a dormir. Por ello sugiere practicar el vivir de forma consciente y presente en el tiempo para tu pareja.

Por su parte, un estudio de Paula Niedenthal revela que la expresión de nuestra cara, labios, manos, postura del cuerpo y la mirada a los ojos revela mucho más que las palabras ¿Cómo dejar de conectarte con tu ser amado sin verle a los ojos?

Te recomendamos leer: ¿Está la comunicación digital reemplazando las interacciones cara a cara?

Por último, está comprobado el poder de la vulnerabilidad, la capacidad de compartir sentimientos y la compasión por otros seres humanos para sentirnos más felices.

Entonces, la próxima vez que estés con tu pareja y sientas la tentación de desconectar tu teléfono, detente. Guardarlo. Mírale a los ojos y escucha lo que tiene que decir. Hazlo por tu relación, por la persona y hazlo por ti mismo, hazlo para hacer del mundo un lugar mejor.


Este artículo es una curación de contenido de la publicación “What is your phone doing to your relationships?” del sitio Greater Good